Así Superó la Depresión y la Adicción a las Drogas

Sanaz, de 23 años y procedente de Irán, llegó a Canadá el año pasado para estudiar. Solía estar deprimida, y a los 15 años se volcó a las drogas, al alcohol y al tabaco.

Sanaz siempre tuvo muchas preguntas. Quería saber por qué la gente existía y por qué la gente moría. Seguía buscando una respuesta, pero nunca la encontró. Parecía que la gente que la rodeaba no tenía objetivos ni se preocupaba por el sentido de la vida. Sanaz empezó a caer en la depresión.

«Estaba aún más confundida después de leer diferentes libros religiosos. Me di cuenta de que las personas que seguían esas religiones no se atenían a los principios; al contrario, seguían haciendo lo que les daba la gana. Ya no confiaba en ninguna religión porque sentía que se habían convertido en herramientas para manipular y controlar a la gente”.

«Empecé a leer libros filosóficos, pero ninguno de ellos respondía a mis preguntas. Sentí que había llegado a un callejón sin salida en mi búsqueda del verdadero sentido de la vida. Me sentía deprimida y agotada porque los que eran mucho mayores que yo tampoco eran capaces de encontrar el verdadero sentido de la vida. Pensé que si vivir significaba adquirir posesiones materiales, formar una familia y, al final, morir, entonces prefería saltarme el proceso sin sentido y acabar con mi vida».

Con estos pensamientos negativos, Sanaz tomó pastillas para dormir con la esperanza de acabar con su vida. Solo tenía 15 años. Sus padres la llevaron al hospital tras encontrarla inconsciente a la mañana siguiente.

Sueños mientras estaba inconsciente

Sanaz tuvo algunos sueños vívidos mientras estaba inconsciente. Se veía a sí misma tumbada en la cama, pero la gente que caminaba a su alrededor no podía verla. Se sentía agotada y no podía incorporarse. De repente, el suelo se derrumbaba y su cama se caía. Esto le ocurrió varias veces.

Mientras estaba inconsciente, Sanaz escuchó a los médicos decir que era un milagro que sobreviviera. Nadie pensaba que fuera a vivir.

Sanaz estaba arrepentida de sus actos, pero en el fondo seguía sintiéndose deprimida y vacía. Para escapar de la realidad, Sanaz se refugió en la bebida y las drogas. Enfermaba con frecuencia, a menudo durante largos periodos de tiempo. Una vez más, empezó a tener pensamientos de suicidio. Probó terapias de salud mental y otros tratamientos, pero ninguno parecía ayudarla.

Encontrar la respuesta

Mientras Sanaz estaba sentada en la cafetería donde trabajaba desde hacía cinco años, pensó: «¿Me pasa algo? ¿Por qué otros saben disfrutar de la vida?». Quiso renunciar a buscar la respuesta y se dijo a sí misma que tal vez la gente debía vivir así.

Miró a su alrededor cuando sus ojos se posaron en uno de sus compañeros.

Sanaz pensó: «¡Sí, él es mi respuesta! Siempre sonríe y es amable, tranquilo y educado. Nunca lo vi enfadado, molesto o con una crisis emocional».

Se dio cuenta de que siempre se sentía pacífica y tranquila cuando trabajaba con él. Recordó que él había mencionado un método de cultivación que practicaba. Se acercó a él y le preguntó: «¿Cuál era el método de cultivación del que me hablaste? ¿Cómo se llamaba?».

Él se sorprendió y le explicó con alegría que practicaba Falun Dafa. Le dijo que él y su mujer practicaban Falun Dafa hacía 10 años. Le explicó detalladamente acerca de Falun Dafa. Después le dio a Sanaz un libro y le enseñó los cinco juegos de ejercicios de Falun Dafa. También le comento sobre las conferencias del Maestro que podían responder a muchas de sus preguntas.

Sanaz dijo que lloró de alegría cuando empezó a leer Zhuan Falun, el texto principal de Falun Dafa.

«Mi corazón se calmó y ese sentimiento era algo que nunca había experimentado antes. En el pasado siempre tuve pensamientos negativos y distorsionados. Por eso, siempre actuaba de forma impulsiva y era incapaz de comer o dormir correctamente».

Sanaz supo que por fin había encontrado la respuesta que buscaba. Terminó de leer Zhuan Falun de un tirón y sintió que una poderosa energía recorría su cuerpo de pies a cabeza cuando se acostó en la cama esa noche. Intentó no moverse porque quería experimentar esta maravillosa sensación todo el tiempo que pudiera.

A la mañana siguiente, sus fuertes dolores de cabeza desaparecieron. «No me había dado cuenta de que siempre tenía dolores de cabeza. Los dolores de cabeza parecían acompañarme desde que era joven e incluso me había acostumbrado a sentir dolor. Por primera vez en mi vida me vi libre de enfermedades y pude oír el canto de los pájaros».

Sanaz continuó: «Leí Zhuan Falun hasta que me quedé dormida y retomé la lectura cuando me desperté. No quería dejar el libro». La pandemia de COVID se estaba extendiendo por todo el mundo en ese momento y mis familiares estaban asustados. Yo, en cambio, me sentía muy tranquila y en paz. Mis parientes se dieron cuenta de lo magnífico que era Dafa cuando vieron los cambios en mí».

«Mis padres notaron la mirada de mis ojos y dijeron que veían luz en ellos. Mi mundo interior también se elevó. Pude experimentar el mundo y las cosas que me rodeaban. Mi familia comenzó a hablar sobre la fe y la religión y empezó a investigar sobre Falun Dafa y los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia después de ver los cambios en mi carácter».

Agradecida al Maestro por renovar mi vida

Sanaz está practicando Falun Dafa desde hace tres años. Experimentó cambios drásticos en su vida y empezó a ponerse en contacto con sus familiares y a resolver sus difíciles relaciones con ellos. También dejó de fumar y de consumir drogas. Se convirtió en una persona completamente diferente y positiva. De ser impulsiva y deprimida, pasó a ser pacífica y feliz. «Mi madre le contó a todo el mundo mis cambios positivos después de empezar a practicar Falun Dafa», dijo.

Desde que empezó a practicar Falun Dafa, ya no pensó en acabar con su vida. Se sintió afortunada de que el Maestro le enseñó muchos principios que antes siempre había buscado. Dijo que el Maestro le dio la mayor bendición de su vida: «Falun Dafa me salvó».

Sanaz dijo: «Una vez sufrí como tantas personas y muchas de ellas siguen buscando incansablemente el sentido de la vida. Quiero que todos sepan lo magnífico que es Falun Dafa».

Tras conocer la persecución que está llevando a cabo el Partido Comunista Chino (PCCh), dijo que quiere difundir la belleza y las maravillas de Dafa y decirle a la gente que los practicantes no pueden practicar libremente Falun Dafa en China.

Sanaz dijo: «Pondré mi corazón en la cultivación. Puedo hablar a la gente de la persecución en curso ahora que vivo en un país libre».