El hilo de araña y el infierno

6:45 minutos. El cuento del hilo de araña y el infierno nos enseña que solo cambiando nuestro corazón tendremos otra oportunidad en el paraíso.

El hilo de araña y el infierno

Dice la historia que cierto día, el Buda se encontraba paseando por los cielos, a orillas de un hermoso lago. Al asomarse para ver las aguas de cerca, pudo ver en lo profundo del lago el infierno, donde muchos condenados se debatían en medio de grandes tormentos.

Entre ellos se destacó un hombre llamado Kantaka, quien había muerto hacía poco tiempo. En vida había sido un ladrón, y su comportamiento depravado lo había condenado al suplicio eterno. Pero Buda, compadecido por su sufrimiento, lo observó para encontrar alguna buena acción que lo pudiera liberar de tan terrible castigo.

Entonces, vio cómo en cierta ocasión, recorriendo un verde prado, había encontrado una araña y de inmediato le surgió el deseo de pisarla. Pero tuvo un sentimiento de generosidad, y pensó que se trataba de una vida que podía preservar. Así que la dejó vivir, y continuó su camino, bastante reconfortado.

Esta acción le dejó ver al Buda que aquel hombre aún tenía un buen espíritu, y que valía la pena darle una oportunidad para que escapara de las garras del maligno. De modo que arrojó hacia las profundidades del abismo un hilo de araña.

Cuando Kantaka observó el hilo pendiendo sobre su cabeza, se alegró pues comprendió que se podía tratar de la vía para abandonar su tormento. Por un instante dudó de la capacidad del hilo para soportar su peso. Lo tiró con fuerza para constatar su fortaleza y se dio cuenta de que tenía una gran resistencia.

Ansioso por huir de ese terrible lugar, pensó que de todos modos no tenía nada que perder, y lo peor que podía ocurrir era que cayera nuevamente. Con mucho ánimo y cuidado, se cogió del hilo e inició la escapada, poco a poco, entendiendo que cualquier descuido podía arrojarlo de nuevo al abismo.

Lentamente fue ganando terreno, ayudándose con pies y manos, evitando resbalar o apoyarse en una roca inestable. Así fue escalando poco a poco, concentrado en su difícil tarea, entendiendo que en ello le iba no la vida, sino aún más, la vida eterna.

Pero abandonar aquel antro no sería fácil. Sentía que la ascensión era infinita, y a veces las fuerzas parecían abandonarlo. Entonces tomaba nuevo impulso, con la mente puesta en la recompensa que le esperaba. Miró hacia lo alto y pudo ver, muy arriba, una luz de esperanza. Esa era su meta, y no le importaba cuanto le costara llegar allá. Cuando lo lograra, estaba seguro de que alcanzaría la dicha eterna.

Pensando en esto, quiso saber qué tan lejos se encontraba del infierno, que ya le parecía muy remoto. Casi no percibía los asquerosos hedores que emanaban de allí, lo cual era definitivamente, una señal alentadora. Se inclinó para observar y entonces, aterrado, vio una multitud de condenados que, con tanto empeño como él mismo, se aferraban al hilo, uno tras otro, escalando para buscar la misma salida que él perseguía.

Esto lo llenó de pánico. Había calculado que la cuerda tenía la resistencia justa para soportarlo a él, pero, para tantos como se estaban colgando de ella, sin duda no resistiría. Sintió cómo la sangre le subía a la cabeza, y un golpe de ira lo hizo exclamar con infinita rabia:

-¡Malditos intrusos! ¿No pueden ver que este hilo me fue dado solo a mí? ¿Por qué no se quedan en el infierno, en vez de seguirme?

Tan pronto como dijo esto, el hilo se rasgó exactamente por donde él lo tenía tomado, y todos cayeron al vacío, en medio de lamentos y maldiciones. Arriba, al lado del lago cristalino, una suave brisa acariciaba el rostro sereno del buda, quien paseaba lentamente.

Reflexión: A pesar de nuestros innumerables pecados, el cielo nos puede dar una oportunidad de reivindicarnos para ascender al paraíso. Pero si nuestro corazón aún está sucio, dominado por el egoísmo y la soberbia, nosotros mismos cortaremos el hilo de la salvación.

Cuento anónimo indio adaptado para VCSradio.net

Tema musical: Sinfonía N 4 italiana de Mendelsshon.Foto de portada: JYB Devot con licencia de Creative CommonsAttribution-Share Alike 4.0 International.

¿Quiere encontrar más cuentos y narraciones como “El hilo de araña y el infierno”, que le dejarán siempre alguna enseñanza? Visite nuestra sección Relatos de Sabiduría en VCSradio.net