«Por qué existen los seres humanos»: Li Hongzhi, fundador de Falun Gong

Tiempo de lectura 10 minutos. Puede escuchar o leer el artículo.

El Sr. Li Hongzhi, fundador de Falun Gong, autorizó a VCS Radio a publicar el siguiente artículo, titulado, “Por qué existen los seres humanos”. El texto completo, traducido del chino a continuación:

Antes que nada, ¡quisiera aprovechar la oportunidad para saludarlos a todos por el Año Nuevo Chino!

A todos les gustaría escucharme decir algunas palabras por el año nuevo, pero veo un peligro que se acerca a la humanidad paso a paso. Por esta razón, muchos Dioses y Budas me han pedido que le diga unas palabras a todos los seres de este mundo –cada palabra es un secreto celestial– a fin de permitirle a la gente saber la verdad y darles nuevamente una oportunidad de ser salvados. 

¿Por qué existen los seres humanos? Desde la creación del universo hasta el final, este debe atravesar un largo proceso de cuatro etapas: formación, asentamiento, degeneración y destrucción. Una vez que el universo llegue al final del proceso de “destrucción”, todo en los cuerpos celestiales, incluyendo el universo en el que vivimos, ¡será desintegrado en un instante y dejará de existir! ¡Toda vida se extinguirá por completo!

La muerte de un ser humano es solo el envejecimiento y deterioro superficial del cuerpo, mientras que el espíritu principal (el verdadero ser que no ha muerto), se reencarnará en su próxima vida. Es una ley que el universo pase por formación, asentamiento, degeneración y destrucción, y que los seres humanos pasen por nacimiento, envejecimiento, enfermedades y muerte. Los Dioses también pasan por este proceso, solo que es muy largo, y cuanto más elevado el Dios, más largo es. Ellos nacen y mueren sin sufrimientos, y son conscientes de todo el proceso, es como cambiarse el abrigo. Esto significa que, bajo circunstancias normales, el ser no muere. Si el universo y los cuerpos celestiales se desintegran en la última etapa de formación, asentamiento, degeneración y destrucción, las vidas ya no reencarnarán, y todas las vidas y objetos dejarán de existir y se convertirán en polvo, y todo vuelve a estar vacío. Al presente, el mundo humano está atravesando el proceso final de “destrucción”, del proceso de formación, asentamiento, degeneración y destrucción. Todo se degenera en el final, por eso será destruido, y por eso la sociedad actual es tan caótica. Los seres humanos no tienen pensamientos benevolentes, hay sexo promiscuo, mentalidades anormales, abuso de drogas, no creen en Dioses y otras cosas caóticas. Esto es inevitable cuando el cuerpo celestial llega a su final, ¡y este es el momento actual!

El Creador atesora a todos los Dioses y a las muchas vidas buenas y maravillosas, y a esas maravillosas creaciones en los cuerpos celestiales. Es por eso que al comienzo del periodo de “degeneración”, Él guió a algunos dioses hacia la capa más externa de los cuerpos celestiales (que en su conjunto se llaman el mundo por fuera del Fa), donde no hay dioses, para que crearan la Tierra. La Tierra no puede existir de forma independiente, sino que debe tener una estructura cósmica correspondiente para formar un sistema cíclico de vida y de seres vivientes. Por esta razón, el Creador creó una gran área por fuera de la Tierra, a la que los Dioses llaman los “Tres Reinos”. Hasta el momento de la salvación final, ningún Dios, no importa cuán elevado sea, tiene permitido entrar o salir de los Tres Reinos sin el consentimiento del Creador. Dentro de los Tres Reinos hay tres reinos principales: la capa de los seres terrenales, que incluyen a los seres humanos, se llama el “Reino de deseos”; por encima del Reino de deseos está el segundo reino, el “Reino con formas”; y encima de esa capa está el tercer reino, el “Reino sin formas”. Cada reino es más elevado y más bello que el otro, pero ninguno de ellos puede compararse con los reinos celestiales que están en el Reino del Fa y más arriba. Lo que los humanos generalmente llaman el “Cielo” es en realidad el Cielo de los Reinos con forma y sin forma dentro de los Tres Reinos. Debido a que cada reino tiene diez capas de Cielos, en total hay 33 capas de Cielos dentro de los Tres Reinos, incluyendo los Tres Reinos en sí. Los humanos están en el Reino de deseos, que es el nivel más bajo y el peor ambiente. La vida es corta y sufrida, y lo más terrible es que no hay principios rectos en el mundo humano, y los principios de los seres humanos son opuestos a los del universo (excepto cuando un Dios le enseña los principios del Fa a los humanos). Por ejemplo, el vencedor se convierte en rey, se conquista con el uso de soldados, los fuertes son los héroes, etc. A los ojos de los Dioses, esos no son principios rectos, es matar y robar. El universo y los Dioses no son así, pero para los seres humanos esto es necesario, es factible. Así son los principios del reino humano, que son “principios invertidos” opuestos a los principios del universo, así que para regresar al Cielo hay que “cultivarse” en base a los principios rectos. Algunas personas llevan una vida mejor que otras, y piensan que es muy bueno. Eso es porque la gente de este mundo se comparan con otros, pero en realidad están viviendo en la pila de basura del universo. Los Tres Reinos están construidos en la capa más externa del universo, compuesto de las partículas más bajas, gruesas y sucias –como las moléculas y los átomos. A ojos de los Dioses, allí es donde se arroja la basura del universo. Es por eso que los Dioses consideran que las partículas en la capa de moléculas es tierra, la capa más baja. Y ese también es el significado original de lo que dice la religión, “Dios creó al hombre del barro”. En realidad usó sustancias compuestas de esta capa de moléculas para crear al hombre.

El Creador le asignó a los Dioses que crearan al hombre, y a diferentes Dioses les pidió que crearan al hombre con diferentes apariencias, en base a sus propias imágenes, por eso hay gente blanca, gente de raza amarilla, gente negra y otras razas, que son diferentes solo en apariencia, la vida interna se la otorga el Creador, así que todos tienen valores en común. El propósito del Creador al pedirle a los Dioses que crearan al hombre fue salvar a todos los seres del universo, incluyendo los Dioses, al final. 

Entonces, ¿por qué el Creador del mundo le pidió a los Dioses que crearan a los humanos en un ambiente tan malo? Es porque este es el nivel más bajo del universo y el lugar más sufrido. Y solo al sufrir uno puede cultivarse, y solo al sufrir se puede eliminar el karma pecaminoso. En medio del sufrimiento, si la gente aún puede mantener su bondad y aún sabe ser agradecida, ser una buena persona, así se mejorará a sí misma. Es más, la salvación es un proceso de abajo hacia arriba, y debe comenzar desde lo más bajo. La vida aquí es sufrida, habrá conflictos de intereses entre la gente, el ambiente natural es duro, los seres humanos deben trabajar mental y físicamente para poder subsistir, etc. Todo esto da oportunidades en la vida para elevarse y eliminar karma. Es cierto que sufrir puede eliminar el karma pecaminoso. En medio de sufrimientos y conflictos, si una persona aún puede mantener su bondad, podrá acumular méritos y virtud y así su vida se elevará. 

Al llegar a los tiempos modernos, el Creador utilizó principalmente al cuerpo humano para salvar a todos los seres en el universo, y la mayoría de las vidas originales en los cuerpos humanos fueron reemplazadas por “Dioses” reencarnados como humanos. Debido a que con el cuerpo humano se pueden eliminar pecados y karma en medio de los sufrimientos, al mismo tiempo, si en medio de los principios invertidos puede aferrarse a los principios rectos enseñados por el Dios y mantener la bondad, así podrá elevarse. Ha llegado el final. Las puertas celestiales de los Tres Reinos han sido abiertas, y el Creador ya está eligiendo salvar a este tipo de personas. 

En el proceso de la formación, asentamiento y degeneración del universo celestial, todo se vuelve impuro y ya no es tan bueno como cuando fue formado, así que se encamina a la “destrucción”. Es decir, todo en el cuerpo cósmico está deteriorado, todas las vidas ya no son tan buenas como al principio, sus vidas ya no son puras y todos tendrán karma pecaminoso, por lo que serán eliminados. Este tipo de pecado se llama “pecado original” en la religión. A fin de salvar al universo, el Creador le pidió a los Dioses y Señores que bajaran al mundo a ser humanos en este ambiente, a soportar dificultades, mejorar, eliminar pecados, renovarse y así regresar al Cielo (porque el Creador está salvando a la gente al mismo tiempo que renueva el universo). El nuevo universo es absolutamente puro y hermoso. Si la gente puede mantener pensamientos buenos en este ambiente difícil, si frente al impacto de los conceptos modernos, la gente puede aferrarse a los valores tradicionales, si ante el impacto del ateísmo y de la teoría de la evolución, puede creer en Dios, tal persona alcanzará el objetivo de ser salvada y regresar al reino celestial. Todo el caos fue planeado por los Dioses para el final, con el propósito de poner a prueba si los seres pueden ser salvados, y al mismo tiempo, con el sufrimiento también pueden eliminar karma pecaminoso en el proceso, y todo se hizo para salvar a la gente de vuelta al Cielo.

Es decir, la vida no es para alcanzar algún tipo de logro en la sociedad. Luchar, forzar las cosas y obtener cosas de forma inescrupulosa en la vida solo vuelven peor a la gente. El propósito de convertirse en un ser humano es eliminar pecados y karma y cultivarse. La gente vino a este mundo a ser salvada, a esperar a que el Creador venga a llevarlos de regreso al reino celestial, y mientras esperaban vida tras vida, acumular méritos y virtud, lo cual es también el propósito de la reencarnación humana; en el mundo caótico los seres pueden lograrlo. Sin embargo, también hay personas que al enfrentar dificultades piden a Dios que las ayude, pero no quedan satisfechas y comienzan a odiar a Dios y así se alejan de Dios, e incluso se van por un camino demoníaco y generan nuevos pecados. Esas personas deben retornar inmediatamente, volver a Dios y pedir su misericordia, arrepentirse y ser salvados. De hecho, todo en la vida, ya sea que pierdas o ganes, todo viene de la vida anterior, las cosas buenas y malas hechas en vidas anteriores causan retribución en la vida siguiente, es la causa y el efecto. La cantidad de virtud acumulada en la vida anterior determina cuánta fortuna tendrás en esta vida o la siguiente. Si tienes mucha virtud, en tu próxima vida puedes cambiar tu virtud por ser un alto funcionario y tener un buen salario, y también puedes cambiarla por diversas riquezas y bendiciones, incluyendo si tu familia es feliz o no, incluso cómo serán tus hijos. Esta es la razón fundamental por la que algunas personas son ricas, otras son pobres, algunos son altos funcionarios y algunos son indigentes. No es la retórica demoníaca de distribución de la riqueza que propaga el perverso Partido Comunista. El universo es justo. Si una vida hace cosas buenas, tendrá una recompensa. Si hace cosas malas, tendrá que pagar. Si no paga en esta vida, pagará en la próxima vida. ¡Esta es una ley absoluta en el universo! El Cielo, la Tierra, los Dioses y el Creador son misericordiosos hacia todos los seres. El Cielo, la Tierra, los humanos y los Dioses fueron creados por el Creador, y Él nunca tratará a los seres de forma diferente. La retribución del karma es la causa fundamental de la felicidad o la infelicidad en la vida humana. 

Las ganancias y las pérdidas se manifiestan de forma normal para la sociedad, y fundamentalmente es la causa y el efecto provocado por el mismo ser. Pero que tengas o no tengas, que ganes o pierdas, en la sociedad humana todo se manifiesta según las condiciones de la sociedad humana. Por lo tanto, sin importar si en esta vida eres rico o pobre, debes hacer cosas buenas, evitar hacer cosas malas, mantener la bondad, venerar al Cielo y a los Dioses, y estar dispuesto a ayudar a otros. De esta manera, acumularás virtud y tendrás bendiciones en tu próxima vida. Los ancianos en China solían decir que si en esta vida sufres mucho, no te quejes, haz más cosas buenas y acumula virtud, y tu próxima vida será buena. En otras palabras, si en tu vida no haces cosas buenas, no acumularás virtud ni méritos, así que si le pides al Dios que te ayude, no servirá de nada. El universo tiene sus leyes, y los Dioses deben acatarlas. Si un Dios hace algo que no debería hacer, el Dios también será castigado. No es tan simple como la gente piensa, ¿acaso Dios debe darte todo lo que quieras? La condición es que debes tener la virtud acumulada de tu vida anterior, ¡y luego la cambias por buena fortuna! Porque así está determinado por la ley del universo. Pero hablando de lo más fundamental, ese no es el propósito fundamental para acumular virtud. Lo más importante es acumular más virtud en la vida para preparar el camino para regresar al Cielo, ¡y no cambiarla por algo de felicidad temporal en la vida!

Maestro Li Hongzhi

29o. Día del 12o. Mes lunar del año Renyin

20 de enero de 2023

Locución: Ignacio Lo Bello