Vivaldi el compositor barroco

Vivaldi el compositor barroco – Recomendado musical de la semana

Reconocido como uno de los más grandes compositores del período barroco, Antonio Vivaldi iluminó la estructura formal y rítmica del concierto, en el que buscó contrastes armónicos con melodías y temas innovadores. 

Imagen tomada del sitio web boletin.colegiolasrosas.es

Venecia – Italia, vio nacer a Antonio Vivaldi, un estremecedor día (literalmente), cuando un movimiento telúrico sacudió la región el 4 de marzo de 1678.  Siendo bautizado casi de inmediato, pues la salud del recién nacido corría grave peligro.  Su madre, ante tales eventualidades decidió internamente, ofrecer a su hijo al sacerdocio y así lo formó con la idea de que llegado el momento ejercería tal oficio.

Por su parte el Padre de Antonio Vivaldi, quien era el reconocido violinista profesional: Giovanni Battista, enseñó a Antonio a tocar el violín desde temprana edad.  La fascinación del pequeño por el instrumento era inmensa, así que juntos recorrieron Venecia interpretando bellas melodías. A través de su padre y las giras, Vivaldi conoció y aprendió de algunos de los mejores músicos y compositores de Venecia en ese momento, mientras su práctica de violín florecía día a día.

Transcurría el tiempo y la salud de Vivaldi seguía presentando complicaciones, que se manifestaban con opresión en el pecho, dificultad respiratoria y fatiga; síntomas que se interpretaron inicialmente, como una forma de asma.  Sin embargo, investigaciones posteriores revelaron que se trataba de una angina de pecho. Esto no le impidió aprender a tocar el violín, componer o participar en actividades musicales, aunque sí le impidió tocar instrumentos de viento.

Te puede interesar Marcha Turca, Wolfgang Amadeus Mozart

 En 1693, a la edad de quince años, inició sus estudios para ser sacerdote, siendo ordenado como tal en 1703, a la edad de 25 años, y pronto fue apodado “Il Prete Rosso”, que significa “El sacerdote rojo”; haciendo referencia, al color flameante de su cabello.

Antonio continuó estudiando y practicando el violín; incluso después de convertirse en sacerdote. Poco después de su ordenación, en 1704, se le concedió la dispensa de celebrar la Misa debido a su delicada situación de salud, es decir se le exoneró de prestar tal servicio.  Por lo tanto, aunque mantenía tal título, parecía haberse retirado de los deberes sacerdotales.

Al poco tiempo, se desempeñó como maestro del violín en “Ospedale della Pietà”, un orfanato en Venecia; el virtuoso violinista tenía 25 años cuando empezó a trabajar allí, donde permanecería durante las siguientes tres décadas, componiendo la mayor parte de sus principales obras. 

Imagen tomada del sitio web mundiario

Sus alumnos también empezaron a ganar aprecio y elogios en el extranjero. Vivaldi escribió para ellos conciertos, cantatas y música vocal sacra. Estas obras sacras, que suman más de 60, son variadas: incluían motetes solistas y obras corales de gran formato para solistas, coro doble y orquesta.  La gente venía de varios kilómetros a la redonda, para escuchar a los talentosos estudiantes de Vivaldi, interpretar la hermosa música que había escrito.

 Vivaldi asumió otros trabajos además de la docencia, se trataba de varios puestos a corto plazo financiados por patrocinadores en Mantua y Roma.

Fue durante su estancia en Mantua, alrededor de 1717 a 1721, que escribió su obra maestra: “Las cuatro estaciones”, obra que le inmortalizaría. 

Imagen del Heraldo México

Aunque parecía ser un músico exitoso y famoso, enfrentó dificultades financieras como la mayoría de sus compañeros compositores.  En sus últimos años, las composiciones de Vivaldi ya no gozaron de gran estima como lo fueron en Venecia, esto podría deberse a los gustos musicales cambiantes que pasaron de moda.

Para salir de la oscuridad financiera, Vivaldi optó por vender una gran cantidad de sus manuscritos a precios bajos para financiar su mudanza a Viena; ya radicado allí, Vivaldi representa varias óperas en el teatro “Karntnertor” y, se postula como aspirante compositor en la corte imperial de Carlos VI, sueño que se vio truncado con la muerte del emperador.

El 28 de julio de 1741 aún en Viena a los 63 años, muere de una infección interna. No se tocó música en su funeral, solo las campanas de la Catedral de San Esteban repicaron para notar su fallecimiento. Fue enterrado en una sencilla tumba en el cementerio de un hospital público.

Imagen tomada del sitio web figueredop.wordpress.com

Sin embargo, Las habilidades geniales y la música de Vivaldi continúan influyendo en muchos músicos siglos después. Su catálogo de música completo se encontró en 1926 en un internado en Piedmont. La música de Vivaldi se ha interpretado ampliamente desde la Segunda Guerra Mundial. La composición coral Gloria, es particularmente famosa y se representa regularmente en las celebraciones navideñas de todo el mundo. Su trabajo incluye cerca de 500 conciertos que han influido en compositores posteriores, incluido Johann Sebastián Bach.

Redacción:  Claudia Franky, para VCSradio.net

Obra: «La primavera” Movimiento1: Allegro de «Las cuatro estaciones»

Compositor: Antonio Vivaldi

Fecha de composición: 1723

Violín: John Harrison

Director: Robert Turizziani

Imagen de portada: Blendspace

Puedes escuchar y descubrir más recomendados musicales haciendo click aquí.