La avanzada nuclear china: ¿peligro de holocausto mundial?

6 minutos. Hasta hace unos años, China no mostraba mucho interés en ser potencia nuclear. Pero eso ha cambiado radicalmente, y todos observan su crecimiento con inquietud.


Durante muchos años, desde 1946, la humanidad ha tratado de controlar la carrera por el dominio nuclear. Al día de hoy se han logrado grandes avances; las dos potencias de la guerra fría, EEUU y Rusia, se encuentran en un proceso de control a las ojivas nucleares. Pero sobre China se cierne una sombra que a todos preocupa.

Ni bien había terminado la segunda guerra mundial, tras el lanzamiento por parte de EEUU de dos bombas atómicas sobre Japón, en 1945, se iniciaron los esfuerzos para eliminar estas armas que claramente podrían destruir nuestro planeta.

El 24 de enero de 1946, la ONU firmó la primera resolución acordando eliminar las armas nucleares, que en ese momento solo poseían los EEUU. Pero en 1964 ya había otros cuatro países que tenían armas nucleares: la Unión Soviética a la cabeza, el Reino Unido, Francia y China.

Estos países firmaron en 1968 el Tratado de No-Proliferación Nuclear (TNP), con el que se comprometían a emprender medidas para el desarme nuclear. Pero esto, no solo no ocurrió, sino que otros países como India, Pakistán, Corea del Norte e Israel implementaron programas nucleares.

Evidentemente, las armas nucleares se han convertido en un elemento de tensión para la supervivencia de la humanidad. A pesar de que la comunidad internacional constantemente crea nuevas regulaciones, los países involucrados en esta carrera son reacios a tomar la iniciativa del desarme total.

Al día de hoy, Rusia con 4.430 ojivas nucleares activas y EEUU con 2.150, son los dos países que poseen el mayor poder nuclear en el mundo. Por tal motivo, China con 350 ojivas activas se encuentra muy rezagado respecto a las otras dos grandes potencias.

En gran medida, este atraso se debe a que, desde un principio, el régimen habló de que solo quería tener una fuerza nuclear disuasiva. Esto, sin entrar en una competencia, como la que sostuvieron la Unión Soviética y EEUU, en los años de la guerra fría.

Pero las cosas están cambiando rápidamente. A medida que China se convierte en una superpotencia comercial, con tentáculos en prácticamente todos los países del mundo, su ambición armamentista también ha ido creciendo.

Sin embargo, aún se encuentra muy lejos de la capacidad de EEUU, no solo en poder nuclear sino en todo tipo de armamentos. Pero su fuerza aérea, naval y de tierra han ido creciendo, con armas cada vez más modernas y con una gran inversión en nuevas tecnologías destructivas.

Por otro lado, es sabido que tanto Rusia como EEUU, mediante el acuerdo New Start han limitado el número de cabezas nucleares a un máximo de 1.550, por lo que actualmente se limitan a dar mantenimiento y a actualizar las armas que ya tenían desde antes.

Sin embargo, China se ha negado a firmar este acuerdo, y por el contario, oculta las actividades que adelanta para la implementación de su armamento nuclear. Por ejemplo, desde 2017 no entrega ningún informe al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Seibersdorf, Austria; esto deben hacerlo regularmente todos los países que poseen armas atómicas.

Mientras tanto, diariamente se reportan nuevas plantas con silos adecuados para almacenar misiles nucleares, como las detectadas en la provincia de Xianjiang. Igualmente, las hay en el este, en la provincia de Gansu, tal como ha sido reportado por diversas entidades internacionales.

Lo cierto es que, según lo que dice Hans M. Kristensen, director del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Americanos, e investigador del Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz de Estocolmo en entrevista para El País,

“De armarse todos los silos, China tendría más capacidad en ese apartado que Washington o Moscú. Y se trataría de misiles intercontinentales con combustible sólido, que pueden lanzarse más rápido que los de combustible líquido que China tiene en la actualidad”.

El rápido crecimiento del poderío militar chino es algo que ya nadie desconoce. El PCCh ha trazado planes muy elaborados hasta el año 2050, con miras a convertirse en la primera potencia mundial en todos los órdenes.

Pero, ¿cuáles son sus intenciones últimas?

Por ahora está clara la pretensión de dominio en la cuenca de Asia-Pacífico, hoy por hoy el centro económico mundial.

Pero tratándose de un gobierno totalitario, China nunca ha ocultado su ambición global, y este es apenas un primer paso.

Aunque la más grande preocupación de occidente sobre China, parece ser la independencia de Taiwán. Es fácil pensar que la pequeña isla, para el régimen chino es tan solo una cuestión de dar una puntada final a la imposición del comunismo en lo que considera su territorio.

Finalmente, es evidente que el crecimiento del poderío nuclear por parte de China no es tan solo un elemento disuasivo. Si así fuera, no necesitaría incrementarlo.

Se trata, sin lugar a dudas, de un gran paso para la supremacía mundial, con el agravante de que, al igual que Corea del Norte, se trata de un gobierno hermético, cuyos planes son secretos e impredecibles.

El mundo debería adquirir conciencia de que en ese lugar oscuro de Beijing puede ocultarse, si se le deja crecer, la semilla de un apocalipsis global.


Artículo escrito por Carlos Morales para VCSradio.net

Foto ilustrativa: Envato (imagen de referencia)

Para más artículos de opinión como La avanzada nuclear china: ¿peligro de holocausto mundial?, ingrese a nuestra sección En Perspectiva, de VCSradio.net