Franz Schubert, el Genio Creativo del Siglo XIX



Franz Schubert, el genio creativo del siglo XIX – Recomendado Musical de la Semana

Franz Schubert el compositor y pianista austriaco del siglo XIX; representó el eslabón clave en la transición de los períodos clásico y romántico. Su raudal creativo, floreció en su corta vida de 31 años, siendo el mayor exponente del género Lieder, se mantiene vigente a través de su cautivador lirismo. 

Imagen tomada del portal web El país

Franz Peter Schubert nació en Viena – Austria el 31 de enero de 1797; formó parte de una familia humilde bastante numerosa siendo el doceavo de 14 hijos, padres; Franz Theodor un maestro de escuela y Elisabeth ama de casa vietnamita; una familia que en medio de estrecheces económicas brindó al compositor calidez, afecto y disciplina.

Su formación musical empezó a temprana edad a sus seis años, dado que en su entorno familiar se respiraba música, Franz recibió instrucción constante de su padre, quien le enseñó las técnicas básicas del violín y también de su hermano mayor Ignaz recibió lecciones de piano.

Te puede interesar Franz Liszt, virtuoso pianista y compositor romántico

En 1804, Schubert captó la atención del Compositor Antonio Salieri; quien era entonces la principal autoridad musical de Viena y con 7años de edad Franz fue invitado al “Seminario Imperial” donde cantó en el coro, tocó el violín en la orquesta y aprendió teoría musical del propio Salieri.

En octubre de 1808, luego del reconocimiento de su talento vocal, se convirtió en alumno del Stadtkonvikt (Seminario Imperial) a través de una beca de coro, allí conoció las oberturas y sinfonías tanto de Mozart, como las de Michael Haydn; la apreciación de estas obras y muchas más, así como las visitas ocasionales a la ópera, sentaron las bases de una amplia educación musical.

Sus habilidades para la composición se manifestaban cada vez más fuertes, así que Salieri, decidió entrenarlo en teoría musical y composición.  Además, se le permitió ocasionalmente dirigir la orquesta de Stadtkonvikt, Fue la primera orquesta para la que escribió.

En 1813 le cambió la voz y la institución le retiró la beca, de modo que comenzó a trabajar con su padre en la escuela donde era profesor; sin embargo, Franz no tenía el menor interés en la pedagogía; en consecuencia, se empeñó en continuar su senda en la música.

A los catorce años comenzó a crear sus primeros lieder, poemas musicalizados para voz y piano, y antes de los dieciocho ya había creado algunas obras maestras, como el lied “El rey de los elfos”, inspirado en un poema de Johann Wolfgang von Goethe, uno de sus escritores predilectos.

El padre de Schubert consideraba que Franz no estaba siguiendo la vía correcta y deseaba que continuara por el camino de la pedagogía, pero su hijo no encontraba deleite en esa actividad y la oposición de sus puntos de vista en aquel aspecto, ocasionaba grandes desavenencias entre ellos.

Imagen tomada del portal web Andina

Entre 1815 y 1816 compuso más de 150 lieders de calidad prodigiosa, destacándose en este género musical.  A los diecinueve años había escrito ya más de doscientos cincuenta lieder.

Schubert, encontró buena receptividad de su música, y luego de la primera representación pública de una de sus obras, la «Obertura italiana en do mayor», el 1 de marzo de 1818 en Viena, tomó la decisión de dejar la actividad pedagógica para dedicarse completamente a la música.

Su elección de dejar la labor como profesor, determinó el inicio de una nueva ola de creatividad en el joven compositor y la producción de numerosas obras como:  los dúos de piano «Variaciones de una canción francesa en mi menor» y la «Sonata en si bemol mayor», así como varios bailes y canciones.

En 1820 Franz Schubert escribió la música para “El arpa encantada”, y “Los hermanos gemelos”. Además, creó música sacra como los “veintitrés salmos” y el “oratorio incompleto Lazarus”. En 1821 compuso la” Sinfonía inacabada” (Sinfonía inconclusa), y la “Misa en la bemol”.  Entre 1823 y 1824, El ciclo de canciones: “La bella molinera”, “El Octeto” y las “Canciones de Sir Walter Scott”.  Los dos siguientes años los dedicó a componer La Sinfonía n.º 9, en do mayor; conocida como “La Grande” y el ciclo de canciones “El viaje de invierno” en1827.

En 1828, el último año de su vida Schubert, aunque se encontraba gravemente enfermo, continuó muy comprometido con su labor artística.  Fue durante este tiempo que produjo el que posiblemente sea su mejor dúo de piano, «Fantasy in F Minor». (obra que podrán apreciar en la presente entrega)

Además, en esta época compuso entre otras obras, sus últimas tres sonatas para piano, en: Do menor, La mayor y Si bemol mayor.  Se destaca también: el «Quinteto de cuerdas en do mayor», considerado por los historiadores de la música como la obra final de la era clásica.

Imagen tomada del portal web Dantesrestoran.ru

Aunque Franz pensaba que podía ganarse la vida con la música, ello no ocurrió. Su situación económica hasta el final de sus días fue precaria, sus composiciones no fueron publicadas ni tampoco estrenadas ante un público; la apreciación de su música mientras estaba vivo se limitó a un círculo relativamente pequeño de admiradores en Viena.

El primer y último concierto público de Schubert tuvo lugar el 26 de marzo de 1828, y resultó lo suficientemente exitoso como para permitirle al gran compositor comprarse finalmente un piano. Cansado y con su salud en continuo deterioro, Schubert se mudó con su hermano, Ferdinand y murió el 19 de noviembre de 1828 en Viena, Austria.

A pesar de morir a los treinta y un años, Schubert fue extremadamente prolífico. Su producción consta de más de seiscientas obras vocales profanas (principalmente de Lieder), siete sinfonías completas, música sacra, óperas, música incidental y una gran cantidad de música de cámara y piano.

Sus obras fueron ampliamente valoradas luego de su muerte, muchas de ellas salieron del anonimato; una cantidad considerable de temas solo eran conocidos por sus familiares y amigos cercanos; así que, autores como Robert Schumann y Félix Mendelssohn empezaron a sacarlas a la luz.

Imagen tomada del portal web Tumgir

Schubert componía sus obras en forma incesante sin preocuparse si tenía un público que lo escuchara, y pese a todas las dificultades económicas fue siempre un asiduo compositor. En su disciplina diaria, Franz Schubert estuvo siempre dedicado a la producción de obras que transmitieron emociones y sensaciones muy íntimas, que traspasaron el correr de los tiempos.  Hoy, su nombre está inscrito como uno de los más grandes músicos de la historia universal.

Redacción, Claudia Franky para VCSradio.net

Audio:

Obra: Fantasie in F minor

Compositor: Franz Schubert

Artistas: Lucas & Arthur Jussen

Fecha de composición:  1828

Puedes escuchar y descubrir más recomendados musicales haciendo click aquí.