TODOS SOMOS DIFERENTES – Cuento Infantil

7 Minutos. Todos somos diferentes es un divertido cuento de animales que enseña sobre el respeto por las diferencias de los demás y que puedes escuchar o leer a continuación:

Puedes encontrar más cuentos infantiles para escuchar o leer haciendo click aquí.

TODOS SOMOS DIFERENTES

Cuenta una historia que varios animales decidieron abrir una escuela en el

bosque. Se reunieron y empezaron a elegir las disciplinas que serían

impartidas durante el curso.

-El vuelo es un tema importante que se debe enseñar en la escuela-.

Dijo el pájaro mientras revoloteaba por el aire.

La natación debe ser incluida en el currículo-.

Afirmó el pez, lanzándose de nuevo al río.

-Es fundamental enseñar a subir árboles en forma perpendicular-.

Aportó la ardilla señalando hacia arriba.

Por supuesto las carreras deben estar en el programa de disciplinas de la escuela-.

Decía el conejo con cara de seriedad.

Y así siguieron los demás animales, sin saber que cometían un gran error.

Todas las sugerencias fueron consideradas y aprobadas. Era obligatorio que

todos los animales practicasen todas las disciplinas.

Al día siguiente, empezaron a poner en práctica el programa de estudios. Al

principio, el conejo salió magníficamente en la carrera; nadie corría con tanta

velocidad como él. Sin embargo, las dificultades y los problemas empezaron

cuando el conejo se puso a aprender a volar. Lo pusieron en una rama de un

árbol, y le ordenaron que saltara y volara.

El conejo saltó desde arriba, y el golpe fue tan grande que se rompió las dos

piernas. No aprendió a volar y, además, no pudo seguir corriendo como antes.

Al pájaro, que volaba y volaba como nadie, le obligaron a excavar agujeros

como a un topo, pero claro, no lo consiguió. Por el inmenso esfuerzo que tuvo

que hacer, acabó rompiendo su pico y sus alas, quedando muchos días sin

poder volar. Todo por intentar hacer lo mismo que un topo.

La misma situación fue vivida por un pez, una ardilla y un perro que no

pudieron volar, saliendo todos heridos. Al final, la escuela tuvo que cerrar sus

puertas. ¿Y saben por qué? Porque los animales llegaron a la conclusión que el oso explicó muy claramente:

-Todos somos diferentes. Cada uno tiene sus virtudes, habilidades, y

también sus debilidades-.

Un gato jamás ladrará como un perro, o nadará como un pez. No podemos

obligar a que los demás sean, piensen, y hagan algunas cosas como nosotros.

Lo que vamos a conseguir con eso es que ellos sufran por no conseguir hacer

algo de igual manera que nosotros, y por no hacer lo que realmente les gusta.

Debemos respetar las opiniones de los demás, así como sus capacidades,

habilidades y limitaciones. Si alguien es distinto a nosotros, no quiere decir que

él sea mejor ni peor. Es apenas alguien diferente a quien

debemos respetar.

Cuento escrito por Pablo Zevallos de Brasil, tomado de guiainfantil.com