Vivir sin enojo

06:00 Minutos. Vivir sin enojo es una nota de interés para saber entender este sentimiento y abordarlo con sabiduría, puedes escuchar o leer a continuación..

Vivir sin enojo

En nuestra vida cotidiana, a menudo nos encontramos con algunas personas que, por su mal carácter, parecen estar al borde de explotar en cualquier momento. Otras, en cambio, son muy amables y suaves, tolerantes, gentiles y poseen una actitud de humildad ante la vida.

Algunas personas podrían decir que la risa, el enojo, la tristeza y la felicidad son simplemente los matices naturales propios de la personalidad de cada uno. Sin embargo, los sabios antiguos entendían que dominar las emociones y, en especial, la cólera, es esencial para mantener una buena salud, ser libre y elevar la sabiduría.

La gente en la antigua China decía, “Siendo tolerante, ganas paz y tranquilidad; siendo humilde, alcanzas un nuevo horizonte”. Si uno tiene un carácter noble, puede tolerar y no discutir incluso cuando hay un malentendido, de este modo se ahorra muchos conflictos y preocupaciones, y se disfruta de una vida más libre.

Del mismo modo, la tolerancia es clave para la prosperidad. Confucio dijo, “La falta de tolerancia por pequeñas molestias arruina grandes proyectos”.

En la cultura tradicional china se dice que “La tolerancia puede traer muchas bendiciones, y la armonía puede causar buena suerte” y “Siendo perseverante, uno puede vencer cualquier dificultad; siendo tolerante se puede conseguir la armonía suprema”.

Una conocida expresión de la “Canción de cien tolerancias”, escrita por Zhang Gongyi durante la Dinastía Tang, dice, “Una persona compasiva tolera lo que la gente común encuentra difícil de tolerar. Una persona sabia tolera lo que la gente común no puede tolerar. Tolerar las dificultades siendo perseverante produce ganancias. Tolerar la soledad sin ser libidinoso atrae salud”.

Lin Zexu (1785- 1850), gobernador de las provincias de Guangdong y Guangxi, durante la Dinastía Qing, tenía un gran letrero colgado en la pared de su vestíbulo que decía, “Controla la ira”. Un día, irritado por un asunto comercial que estaba manejando, no pudo controlar su furia y estrelló una taza de té contra el suelo. A mirar el cartel “Controla la ira”, entendió que se había equivocado otra vez, y cuando vio a su sirviente limpiando su desastre, lo detuvo y él mismo lo limpió para aflorar su arrepentimiento.

Te puede interesar Los beneficios que puede traer el silencio para tu vida

En la vida cotidiana, si uno tiende a perder su temperamento cuando trata con otros, es una indicación de falta de autocontrol.

Una persona que tiene mal genio debería aprender de Lin Zexu para mejorar el autocontrol, mirarse a sí mismo para reconocer sus errores, prestar atención a “controlar la ira” y utilizar la razón para convencer a los demás. Nunca hay que ser indulgente con el enojo, que daña tanto a otros como a uno mismo.

Se entiende que la ira de mucha gente viene de la avaricia, la envidia y el egoísmo. Hoy en día abundan las peleas entre vecinos, colegas, familiares o incluso entre extraños en la calle discutiendo por una diminuta pérdida o ganancia. Si cada persona intentara y lograra tratar la reputación y la imagen personal ligeramente, entonces el enojo naturalmente se reducirá y provocaría que los asuntos se traten de manera serena y calmada.

En el devenir de la vida siempre encontraremos muchas cosas irritantes. Pero si podemos girar nuestra mentalidad enojadiza a una más compasiva y desinteresada, entonces podremos convertir la ira en armonía y alcanzar un nivel de conciencia más alto. En la antigua China se ponía énfasis en practicar la tolerancia, porque una persona sabia no permite a la ira o al odio dominar su vida.

No se enoje con la persona que lo ha dañado, ya que quizás colaboró en templar su voluntad. Esté agradecido de la persona que lo ha recriminado, ya que le ha enseñado a resistir. El buen ánimo modifica el entorno y rompe las barreras entre la gente. Cuando uno sea capaz de enfrentar un insulto con una cálida sonrisa y responder con la voz y el corazón calmados, naturalmente emergerá la sabiduría.

Fuente, Bles.com

Foto de Portada: Pixabay

Locución: Katia Comas y Edgar Montañez

Puedes escuchar o leer más artículos de Hogar inteligente haciendo Click aquí