Régimen chino Extiende la Persecución a Uigures Fuera de China


Tiempo de lectura 6 minutos. China persigue a uigures en el exterior con ayuda de países como Arabia Saudita, Egipto y Emiratos Árabes.


Desde hace varios años se viene denunciando sobre el maltrato que ejerce el gobierno chino a los uigures en los campos de concentración en Xinjiang, noroeste de China. Ahora también los está persiguiendo en el extranjero con el apoyo de varios países como Arabia Saudita, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos; estos países los deportan a China, a sabiendas de que allí serán duramente castigados.  

¿Quiénes son los uigures?

Según publicaciones recientes de VCS radio.net, la comunidad uigur es una etnia musulmana de origen turco, que en su mayoría está asentada en la región de Xinjiang, noroeste de China. Desde la época de Mao Zedong, cuando su ejército anexó este territorio a la República Popular China, este pueblo ha sido severamente reprimido en un intento de someterlo mediante la destrucción de su cultura, creencias religiosas y costumbres sociales; realmente un genocidio cultural.

Campos de concentración de Xinjiang

De acuerdo a Vcsradio.net, desde 2014, el gobierno chino sostiene en esa región numerosos campos de concentración, donde recluye a más de 3 millones de uigures, Kasajos y otras minorías. Allí se les obliga a renunciar a sus identidades religiosas y étnicas y a jurar lealtad al PCCh, Partido Comunista Chino.

Este conglomerado humano es sometido a trabajos forzosos y violaciones sistemáticas a sus derechos humanos.

Aparte de los uigures, creyentes de otras religiones y prácticas espirituales como la disciplina Falun Gong -perseguida desde 1999- también son blanco de persecución por parte del régimen chino. Sus seguidores son sometidos a los mismos vejámenes.

También podría interesarle:

Informe “Gran Muro de Acero”

El Instituto Kissinger del Centro Woodrow Wilson sobre China y los Estados Unidos, presentó un nuevo informe en donde describe con detalles esta acción de persecución del partido comunista chino a los uigures fuera de China.

Este instituto es una entidad de investigación sin ánimo de lucro que se dedica a promover una mayor comprensión de los problemas de la relación China – Estados Unidos y su impacto en ambos países y el resto del mundo. Fue fundado en 2008 y es parte del Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson . 

El autor de este informe, Bradley Jardine, director de investigación en la Sociedad Oxus para Asuntos de Asia Central dijo:

“Este es el primer estudio importante que ubica la crisis humanitaria de Xinjiang en un contexto global, mostrando la dimensión internacional de la campaña de Beijing para reprimir a los uigures”.

Repatriación de uigures a China

De acuerdo con el informe, desde 1997 se han producido más de 1500 detenciones y deportaciones forzadas a China y más de 1300 de ellas en los últimos 8 años. Estas deportaciones fueron realizadas en etapas, así:

En la primera etapa, entre los años 1997 y 2007 deportaron a 89 uigures, principalmente en el sur y centro de Asia. 

En la segunda etapa, de 2008 a 2013, fueron deportados en el sudeste asiático 126 uigures. 

Y en la tercera etapa, a partir de 2014 hasta nuestros días, han sido extraditados o entregados 1364 uigures desde 18 países, principalmente de Oriente Medio y África del Norte.

Jardine, recopiló una serie de datos e información en colaboración con la Asociación del Proyecto de Derechos Humanos de los Uigures y la Sociedad Oxus para Asuntos de Asia Central, llamada «Conjunto de datos sobre la represión transnacional de los uigures en China«. Se seleccionaron noticias y documentos oficiales y se realizaron entrevistas con uigures que demostraron con pruebas la persecución fuera de China. 

Entre las pruebas documentadas se encuentran 424 casos de uigures repatriados de manera forzada a China.

El señor Robert Daly, director del Instituto Kissinger señaló lo siguiente:

“Esto cambia la historia de los uigures al dejar en claro que China no solo los está maltratando dentro de las fronteras de China, sino que también los está persiguiendo internacionalmente, a través de canales tanto legales como ilegales, a gran escala”.  

“China está persiguiendo, acosando y deteniendo a los uigures chinos en todo el mundo y devolviéndolos a China para castigarlos siempre que sea posible”, añadió Daly.

La gran mayoría de los uigures devueltos a China no han sido acusados ni procesados por algún delito. Otros han sido acusados por la pérdida de pasaportes y visas, y hasta por terrorismo o también hasta por haber estudiado religión en el extranjero.

China ha tenido a Arabia Saudita como unos de los países “sospechosos”, a donde pueden viajar los uigures, sin embargo, este país está cooperando con Beijín cada vez más, en la persecución a los uigures.

El antropólogo alemán Adrian Zenz, miembro principal de estudios sobre China en la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo, es conocido por sus estudios sobre los campos de concentración de Xinjiang y el genocidio uigur. Él argumenta que el régimen chino está haciendo uso de su fuerza económica y utilizando la asignación de proyectos de infraestructura, para presionar a los países musulmanes que podrían simpatizar o apoyar a los uigures.

“Esto es una completa insensibilidad por parte de Arabia Saudita sabiendo lo que les sucederá a estos uigures cuando lleguen a China”, dijo Zenz.

“El gobierno chino quiere limpiar a los uigures en todo el mundo para que no haya focos de uigures fuera de las fronteras de China que no estén en línea con la narrativa de Beijing”. Concluyó Zenz.

La cadena de televisión NBC News informó recientemente que el régimen chino ha atacado cibernéticamente a más de 5.500 uigures fuera de China, ha amenazado a sus familiares que aún permanecen en China y ha sometido a más de 1.500 de ellos a regresar a China para detenerlos y encarcelarlos.

Articulo escrito por Margarita Restrepo

Fuentes: NBC news y VCSradio.net


Artículos similares: