Las Grutas de los 1000 Budas: Historia que Nació de un Sueño


7:30 minutos. Las grutas de los 1000 Budas en Mogao, son un milagro que ha sobrevivido a todas las contingencias de la historia china.

Las grutas de los 1000 Budas, historia que nació de un sueño

El año 366 era intensa la actividad en la ruta de la seda, por donde las caravanas de camellos transitaban incesantes llevando y trayendo mercancías. Saliendo desde Changan, la capital china, esta ruta se extendía por Mongolia, Persia, Turquía y Roma. Siglos más tarde llegaría incluso hasta España.

Pero en aquel año, por esta ruta ya se intercambiaban, además de la seda tan apreciada en el cercano Oriente, muchos productos agrícolas, artesanales, herramientas y todo tipo de animales. Pero también circulaban las ideas, así como los ejércitos conquistadores y los simples salteadores en busca de riqueza fácil.

Parte del mural «Guan Wu Liang Shou Jing Bian» en la cueva 217 de las grutas de Dunhuang Mogao – Wikimedia Commons – Dominio público

Mogao, oasis para el espíritu

Para ese año, un monje budista llegó al oasis de Dunhuang, al borde del extenso desierto de Taklamakan. Se trataba de Yuezun, quien decidió reposar de su agotador viaje, y entonces tuvo un sueño revelador. Observó que al borde de un desfiladero brillaban mil Budas dorados, rodeados de doncellas celestiales que cantaban y bailaban. Esa visión divina le reveló que debía establecerse en tal sitio.

Entonces, a diez y seis kilómetros de Dunhuang halló unos desfiladeros como los de su sueño, y allí excavó un pequeño nicho para adecuarlo como sitio de meditación. Después pintó en las paredes y techo de la cueva las imágenes que había visto en su sueño.

Pintura mural rupestre del Buda rodeado de bodhisattvas. Las figuras más pequeñas y oscuras de abajo son posiblemente espíritus de la tierra. – Wikimedia Commons – Dominio público

Con el tiempo, fueron llegando otros monjes quienes también se establecieron en el acantilado. Ellos también excavaron diversas cuevas, cada vez más elaboradas, las cuales a su vez fueron siendo decoradas con las imágenes de Budas y Bodhisattvas. Este sitio es conocido hoy día como Cuevas de Mogao, o de los mil Budas.

Desde entonces, y por más de mil años, Mogao se convirtió en sitio de veneración y búsqueda de la sabiduría y el orden universal a través de la compasión y la templanza. Igualmente, llegó a ser uno de los depósitos más importantes del budismo y su arte en el mundo.

También le puede interesar:

Este arte es una de las muestras más impresionantes de la expresión humana para venerar a sus dioses. En sus casi 500 cuevas decoradas, hay 46.000 metros cuadrados de pinturas, y más de 2.000 esculturas. Ellas representan miles de budas, músicos celestiales, guerreros guardianes de la fe, reinos celestiales, en fin, toda una sinfonía en homenaje a la cultivación espiritual.

Un monumento imperecedero

El milagro de las cuevas de Mogao no solamente es su nacimiento por una visión divina. También debemos considerar el prodigio de la supervivencia a los elementos del clima inclemente, a las múltiples guerras y cambios de dinastías, a la negligencia y el olvido.

Vista general cuevas de Mogao – Wikimedia Commons – Dominio público

Esto último llegó cuando, después de la caída de Constantinopla en 1453, los comerciantes buscaron los caminos del mar. La ruta de la seda declinó rápidamente y las caravanas dejaron de verse por ese remoto paraje.

Solo sería hasta la década de 1890 cuando el monje taoísta Wang Yuanlu las descubrió nuevamente y decidió erigirse en guardián de sus secretos. Allí se topó con una cueva sellada, llamada Cueva de la Biblioteca, donde se encontraban ocultos más de 50.000 manuscritos en varios idiomas antiguos. Pero en 1907 el explorador húngaro Aurel Stein, quien trabajaba para el Museo Británico, logró comprarle una gran cantidad de dichos manuscritos. En pocos años, todos los documentos y artefactos fueron llevados a otros países.

Mural con budas de la cueva 29, Autor: Hiroooooo. Wikimedia Commons – Dominio público

A pesar de este triste final, el enorme monumento logró sobrevivir, tal vez por el olvido mismo, a la nefasta Revolución Cultural comunista, que arrasó la mayoría de templos y obras de arte chinas. Hoy día los conservacionistas protegen las obras de arte que aún se conservan.

Actualmente el Proyecto Internacional Dunhuang se encuentra procesando digitalmente los miles de manuscritos existentes en museos de todo el mundo. Esperamos que la recopilación de todo ese tesoro en un solo sitio, así sea digital, reviva la memoria de este milagroso monumento.

Escrito por Carlos Morales para VCSradio.net

Foto de portada: Imagen Pagoda de Mogao, por nhluoj en Pixabay – Dominio público.


Si quiere encontrar más artículos como Las grutas de los 1000 Budas, milagro nacido de un sueño y muchos otros temas culturales de interés, visite nuestra sección La Universidad del mundo, de VCSradio.net