El Ojo Celestial o Glándula Pineal: Enigmas de Nuestro Cuerpo

El Ojo Celestial o Glándula Pineal: Enigmas de Nuestro Cuerpo. (Envato)

Tiempo de lectura 5 minutos. El ojo celestial o glándula pineal es el órgano de conexión suprema con el cosmos.

Por más de 2000 años, la glándula pineal, ojo celestial, ojo de la mente, ojo interior, tianmu o tercer ojo, ha sido considerado como la ventana hacia otras dimensiones o el asiento del alma. Se encuentra dentro del cráneo y su estructura se asemeja a la de un ojo corriente en una etapa más primitiva. Es capaz de percibir estados luminosos del exterior y partículas mucho más finas que las moléculas.

A través de este, también se produce la liberación de una molécula llamada DMT “molécula espiritual” en el lenguaje científico, durante el sueño, la meditación o una inminencia de muerte. Es en estos tres estados en donde se potencia una clase de interacción del cerebro con otros planos de espacios adyacentes.

Funcionamiento del ojo celestial

Los ojos humanos son similares a una cámara cuyo disco duro traduce el mundo y luego envía esta
información al cerebro. Para muchas culturas, creencias y religiones, el mundo es solo un sueño o una ilusión. Por lo tanto, cuando despertamos ya no estaremos limitados por nuestros ojos físicos pudiendo mirar toda clase de maravillas existentes. Esto es lo que puede hacer nuestro ojo celestial.

Aunque algunos dirán que son locuras o ideas falsas aquellas que hablan de lo que existe más allá
de nuestro plano físico, hay que recordar que, de igual manera, a nuestro alrededor hay mucha
energía que no podemos ver ni tocar, pero sabemos que allí está. Y lo comprobamos cuando
utilizamos tecnología para detectarla, como rayos infrarrojos, campos de energía electromagnética, rayos ultravioletas, etc.

Le puede interesar:

Qué es el Karma y cómo Funciona

Obras de Arte Inspiradoras que Resaltan Valores y Virtudes

Fenómenos relacionados con el ojo celestial

Visiones: Suceden cuando se usa el ojo celestial para ver cosas como ángeles, personas ya fallecidas, fantasmas, espíritus malignos, o experiencias como haber tenido un sueño tan real que parece que sí sucedió o ver alguna escena que luego se convierte en realidad.
Precognición y retro-cognición: Acontece cuando se pueden observar hechos que ocurrieron en el pasado u ocurrirán en el futuro.
Proyección astral: es un fenómeno que pasa cuando el alma o espíritu sale del cuerpo y va a otros lugares, pudiendo ver todo lo que desee.
Visión remota: Se trata de poder observar escenas que ocurren en otros lugares distantes.

Hechos increíbles de la glándula pineal

• Durante la noche produce melatonina para dormir y en el día para poder estar despiertos secreta serotonina.
• Es considerada el corazón en el reloj biológico del cuerpo.
• Se encuentra justamente alojada en el centro geométrico del cerebro.
• Su nombre proviene de piñón por su forma, posee el tamaño de un chícharo y pesa 150
miligramos aproximadamente.
• Aparte del corazón y el riñón, la glándula pineal tiene más flujo de sangre que cualquier otra
parte del cuerpo, segregando a través de ella.
• Al igual que en la retina del ojo, encontramos el mismo tipo de células dentro de la glándula
pineal.
• La razón de por qué es llamado tercer ojo, es porque tiene conexión con la corteza visual del
cerebro.
• A la glándula pineal la afectan de forma negativa emociones como miedo, ira y sentimientos de
negación del propio ser.
• Así como a los 49 días se puede determinar el sexo de un embrión, en esta misma cantidad de
días se forma la glándula pineal. En ciertas creencias espirituales de oriente se cree que un alma
reencarna a los 49 días.

Conocimientos ancestrales de culturas, religiones y creencias acerca del tercer ojo

El ojo celestial o glándula pineal es el órgano de conexión suprema con el cosmos. Al abrirse, se nos revela el mundo verdadero. Al estar bloqueado nos lleva a la incertidumbre, la depresión, la confusión, las mentiras, el pesimismo y las envidias. Para alcanzar altos grados de consciencia, el ojo celestial está alineado con el chakra de la coronilla. Entre más abiertos y alineados estén los chakras, más alto será el entendimiento de reinos superiores, ya que se abre nuestra percepción interior.

Cómo desarrollar nuestro ojo celestial

Podemos empezar meditando, ya que esto conecta los canales de energía y los meridianos del
cuerpo llegando hasta nuestro ojo celestial y con el tiempo este se desarrollará.

Es de vital importancia abandonar la idea de perseguir ciertas cosas cuando se quiere desarrollar
esta habilidad.

Colocar especial atención a ser más positivo con los demás y consigo mismo. Así como tener compasión.
Evitar consumir comidas rápidas, bebidas azucaradas, café en exceso y bebidas alcohólicas. En su
lugar consumir verduras, carne y agua filtrada.

Lograr abrir nuestro ojo celestial es un asunto de comprender que solo al elevar nuestro nivel de consciencia, practicando virtudes y valores, y siguiendo el curso natural, seremos dignos contemplar aquellos estados superiores.

Escrito por Darío Chaparro para VCS Radio.net

Con información de The Epoch Times en español

Artículos relacionados

La Reencarnación

La Flor de Loto: Un Símbolo Espiritual de Pureza

Wuwei: El Arte de Seguir el Curso Natural

Imagen de portada: Envato