Falun Gong: 30 años rescatando los valores tradicionales chinos

8 minutos de lectura. Falun Gong comenzó como un qigong pero terminó siendo el adalid de la recuperación de los valores tradicionales de China, a pesar de la persecución.


La Cultura Tradicional China CTC es una cultura que está en armonía con el Cielo y la Tierra y veneraba lo divino y espiritual.

Además, está fundamentada en varias disciplinas y filosofías espirituales como el taoísmo que expone sobre la verdad y la honestidad; el budismo que enseña la compasión, y el confucianismo, que instruye sobre principios humanos como la rectitud, la tolerancia y el respeto y amor por la familia.

Estas profundas y arraigadas enseñanzas de la Cultura Tradicional China han sido el cimiento de la civilización china durante miles de años; una civilización que ha liderado el mundo cultural.

Sin embargo, a partir del siglo XIX, tras una serie de derrotas militares y desastres naturales, China perdió la conexión con gran parte de su esencia cultural.

Destrucción de la Cultura Tradicional China

En el año 1949, un régimen comunista tomó el poder en China, y durante varias décadas lanzó campañas políticas violentas que dejaron millones de muertos. 

Debido a esa gran violencia, muchos chinos dejaron de lado su grandeza ancestral y se volvieron muy temerosos y a la vez seguidores de la filosofía comunista atea que destruyó los principios y valores de esa cultura basada en el camino recto y la perfección espiritual.

También te podría interesar:

La nueva cultura del Partido Comunista Chino PCCh se basó en la lucha de clases y el ateísmo, y el punto máximo de destrucción de la tradición se alcanzó con la campaña de la ‘Revolución Cultural’.

La Revolución Cultural china

En mayo de 1966, el Partido Comunista Chino liderado por Mao Tsetung anunció el inicio de una ‘Revolución Cultural’, con el objetivo de limpiar a la sociedad china del pensamiento capitalista y burgués que, según ellos, se había infiltrado en el partido y en la cultura. El resultado fueron persecuciones políticas, exilio, ejecuciones y trabajo forzado para millones de personas, que fueron enviadas a granjas especiales para su «reeducación”.

También se demolieron reliquias y artefactos históricos, se saquearon sitios culturales y religiosos a la vez que se destruyeron escrituras y textos sagrados. El movimiento paralizó política y económicamente a China y afectó muy negativamente a la sociedad.

El movimiento finalizó con la muerte de Mao en el año 1976.

Surgimiento de Falun Gong y la recuperación cultural

El pueblo chino sobrevivió a la Revolución Cultural y aunque con muchas secuelas traumáticas, empezó a encontrar maneras de reconectarse con sus pasadas tradiciones espirituales. 

En mayo de 1992 el Sr. Li Hongzhi, un Maestro espiritual nacido en la ciudad nororiental de Changchun, presentó públicamente la práctica de meditación Falun Gong (llamado también Falun Dafa) al pueblo de China. Falun Gong no solo es una práctica de qigong para mejorar la salud y el bienestar de las personas; a la vez, incluye un renacimiento de la Cultura Tradicional China, basada en principios y valores.

La función principal de Falun Gong es mejorarse y alcanzar un crecimiento espiritual a través del estudio de enseñanzas y de practicar unos suaves ejercicios y meditación.

Estas enseñanzas motivan a los practicantes a buscar la armonía de cuerpo y espíritu, bajo las tres características fundamentales del universo: Verdad-Benevolencia y Tolerancia.

En realidad, el régimen comunista no pudo eliminar del todo las creencias espirituales tradicionales de la gente. El pueblo, cansado y agobiado por guerras, conflictos, persecuciones, hambrunas y violación de los derechos humanos, se aferró a esta nueva práctica de Falun Gong, pues encontró en ella una forma de vida que restaura su cultura tradicional de bondad, paz interior y conexión con el cielo.

Fue así como esta práctica creció en popularidad de manera exponencial. Según el mismo gobierno chino, solo 4 años después de su presentación al público, Falun Gong ya tenía entre 70 y 100 millones de seguidores dentro del país.

Falun Gong creció exponencialmente en China, llegando a 100 millones de practicantes. Foto sikhnet

El Sr. Li y Falun Gong recibieron reconocimientos por parte del Ministerio de Seguridad Pública, por mejorar la estabilidad social. Incluso les fue otorgado un Certificado de Honor.

El 20 de octubre de 1998 la Comisión Nacional de Deportes de China afirmó que,

“Estamos convencidos de que los ejercicios y los efectos de Falun Gong son excelentes. Ha hecho una cantidad extraordinaria para mejorar la estabilidad y la ética de la sociedad. Esto debe ser debidamente afirmado”.

Inicio de la persecución a Falun Gong

Sin embargo, a medida que Falun Gong crecía vertiginosamente y se volvía más popular en China, se empieza a gestar una opresión gubernamental muy fuerte a la práctica.

Jiang Zemin, dirigente del Partido Comunista Chino (PCCh) en ese entonces, no admitía que el número de seguidores de Falun Dafa fuera superior a los miembros del partido; además consideraba que la filosofía moral y altruista de la práctica era incompatible con el ateísmo del partido.

Pero tal vez lo que más impulso al régimen a terminar con Falun Gong fueron las enseñanzas de esta disciplina que impulsaban a recuperar la espiritualidad y la cultura tradicional de China; algo que el partido había tratado de aniquilar en la Revolución Cultural, y aun desde antes.

Fue así como Jiang Zemin, líder totalitario, en julio de 1999 decidió que el Partido Comunista debía erradicar a Falun Gong en todo el territorio de China; de inmediato inició una severa y cruel persecución a todos sus practicantes.

Las Palabras de Jiang Zemin en ese momento fueron:

“Difamar su reputación. Quebrarlos financieramente. Y destruirlos físicamente”.

Jiang, temeroso de la popularidad de Falun Gong, ordenó que fuera erradicado en 3 meses, utilizando todos los medios que fueran necesarios.

Para cumplir su objetivo el gobierno creó la Oficina 610 (junio 10 del mes 6) al estilo de la Gestapo, con el único propósito de monitorear y perseguir a los practicantes de Falun Gong y otros grupos religiosos despreciados.

Con esta persecución el pueblo chino vio regresar los días oscuros y tétricos de la Revolución Cultural.

La fuerza policial y militar saqueó casas, decomisó objetos de valor, destruyó materiales de Falun Dafa y llevó a los practicantes a cárceles o campos de trabajos forzados.

El 25 de octubre de 1999 muere Chen Ying de 17 años, el primer practicante de Falun Dafa bajo custodia policía. A mediados del año 2000, los practicantes ya eran torturados en los centros de detención y generalmente morían a causa de la tortura. 

Sustracción forzada de órganos

En 2006, investigadores independientes concluyeron que prisioneros de conciencia en China en buen estado de salud, estaban siendo cruelmente asesinados y sus órganos utilizados en trasplantes, principalmente a practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong a una escala sin precedentes en la historia.

Los investigadores canadienses, David Matas (abogado de derechos Humanos) y David Kilgour (Ex secretario de Estado canadiense para la región Asia-Pacifico), ambos nominados al Premio Nobel de la Paz en 2010, examinaron los programas de trasplante en cientos de hospitales en China; basados en esa investigación escribieron un informe con 2.300 evidencias de extracción de órganos.

Pronunciamientos del Mundo ante la sustracción forzada de órganos en China:

  • En septiembre del año 2016 el Parlamento Europeo aprobó mayoritariamente la Declaración Escrita (WD0048/2016) pidiendo la “Interrupción de extracción de órganos a presos de conciencia en China”.
  • La Cámara de Representantes de los EE.UU. aprobó por unanimidad en junio de 2016 la Resolución 343 que “condena la sustracción sistemática de órganos, con la aprobación del estado, a prisioneros de conciencia sin su consentimiento”, en China.
  • En 2019 el Tribunal Independiente de China, después de 18 meses de investigación, concluyó que la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia, organizada por el Estado, había tenido lugar durante varios años en China, “en una escala significativa”, y todavía se está llevando a cabo hoy. Según el tribunal, el suministro principal de órganos provino de practicantes de Falun Gong encarcelados.
  • DAFOH (Médicos Contra la Sustracción Forzada de Órganos, por sus iniciales en inglés), asociación independiente fundada en 2007, proporciona conclusiones a la comunidad médica y a la sociedad en general sobre la sustracción forzada de órganos. Permanentemente está realizando investigaciones y eventos internacionales para aunar esfuerzos y poder lograr terminar con este crimen atroz que compete a toda la humanidad.
  • El pasado 5 de mayo, el Parlamento Europeo (PE) aprobó una resolución condenando a China por la “continua sustracción forzada de órganos a miembros de minorías étnicas y religiosas, especialmente a los practicantes de Falun Dafa”.

Falun Gong después de 30 años  

Actualmente Falun Gong (Dafa) forma parte de la vida de millones de personas en todo el mundo. Se práctica en más de 100 países y sus enseñanzas han sido traducidas a más de 40 idiomas. Falun Dafa se enseña de forma libre y gratuita en todo el mundo.

Practicando Falun Gong (Dafa) se descubre un cambio de vida. La gran mayoría experimenta beneficios extraordinarios en la salud del cuerpo, remedio para el estrés, poder en la energía y claridad mental, pero principalmente un camino espiritual muy reconfortante.

Las enseñanzas principales de Falun Gong (Dafa) se encuentran en el libro Zhuan Falun. Tanto el libro como los videos con los ejercicios y la meditación están disponibles en el sitio www.falundafa.org

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, la persecución a los practicantes continúa hoy en día en China, ante la mirada atónita de muchos países que, por sus compromisos económicos y políticos con ese país, se rehúsan a denunciarlos y a actuar con responsabilidad y sentido moral y social.

Artículo escrito por Margarita Restrepo

Fuente: https://faluninfo.net/


Artículos similares: